Seleccionar página

Según la ISO 14040, el análisis de ciclo de vida o ACV es una recopilación y evaluación de las entradas, las salidas y los impactos ambientales potenciales de un sistema del producto a través de su ciclo de vida.

Un estudio sobre el análisis de ciclo de vida de un producto comienza en el estudio de las entradas, como son las materias primas y la energía. Se estudia todas las fases necesarias para la elaboración del producto hasta el fin de su vida útil. Estas son: la obtención de materias primas, la producción, la distribución, el uso y el fin de vida.ACV

Estas fases producen unas salidas hacia el medio ambiente, por ejemplo podemos enumerar: las emisiones atmosféricas, las emisiones acústicas, las aguas residuales, los residuos, los subproductos, y los diferentes vertidos.

Estas salidas producen diferentes impactos ambientales que se pueden medir y evaluar como son: el calentamiento global, la destrucción de la capa de ozono, la acidificación, y la eutrofización.

Actualmente, los ACV se pueden abordar desde tres puntos de vista:

    • ACV de la cuna a la puerta de la fabrica (from cradle to gate): estudia únicamente las fases de extracción de materias primas, transporte a fabrica y producción.
    • ACV de la cuna a la tumba (from cradle to grave): examina todas las etapas del ciclo de vida del producto desde la obtención de las materias primas hasta la gestión de los residuos al finalizar su vida útil.
    • ACV de la cuna a la cuna (from cradle to cradle): al igual que en el caso anterior, analiza todas las fases del ciclo de vida del producto, y además incluye la gestión de los residuos al final de la vida y su reutilización como materia prima que reinicia el ciclo.

Todos los análisis de ciclo de vida tienen una estructura común. La estructura de un ACV consta de los siguientes apartados:

    • Definición del alcance
    • Objetivos
    • Análisis de inventario de ciclo de vida
    • Evaluación de impacto de ciclo de vida

Todas las fases del ACV deben ser interpretadas y explicadas para facilitar su comunicación a los consumidores finales del producto. La interpretación debe señalar los aspectos más significativos, realizar una evaluación de los resultados obtenidos, y por último reflejar unas conclusiones y recomendaciones.

La elaboración de un análisis de ciclo de vida de un producto tiene numerosas aplicaciones directas como son: ecodiseño (desarrollo y mejora ambiental de un producto), estrategia empresarial, políticas públicas, ecoetiquetas y marketing ambiental.

Una aplicación directa del análisis de ciclo de vida es la evaluación de los productos, y en concreto, destaca su utilidad para la elaboración de las declaraciones ambientales de producto, también conocidas como DAP o EDP.

El análisis de ciclo de vida es una herramienta ambiental, como el cálculo de la huella de carbono y el cálculo de la huella hídrica, que se está implantando en todos los sectores, destacando últimamente el sector de la ingeniería y de la edificación. Existe varios tipos de software para la elaboración de ciclo de vida.

Las etapas del análisis del ciclo de vida de un producto de medio ambiente

El desarrollo de un Análisis de Ciclo de Vida, de acuerdo a la norma UNE-EN ISO 14040, debe cubrir las siguientes fases:

    • Etapa 1. Definición del Objetivo y Alcance del ACV. En los objetivos se exponen los motivos por los que se desarrolla el estudio, la aplicación prevista y a quién va dirigido. El alcance consiste en la definición de la amplitud, profundidad y detalle del estudio.
    • Etapa 2. Análisis de Inventario de Ciclo de Vida. Esta fase incluye la identificación y cuantificación de las entradas (consumo de recursos) y salidas (emisiones al aire, suelo y aguas y generación de residuos) del sistema del producto. Por sistema del producto se entiende el conjunto de procesos unitarios conectados material y energéticamente que realizan una o más funciones idénticas.
    • Etapa 3. Evaluación de Impacto de Ciclo de Vida. Durante esta etapa, utilizando los resultados del análisis de inventario, se evalúa la importancia de los potenciales impactos ambientales generados por las entradas y salidas del sistema del producto.
    • Etapa 4. Interpretación, la cual incluye la combinación de los resultados de las dos etapas anteriores, con la finalidad de extraer, de acuerdo a los objetivos y alcance del estudio, conclusiones y recomendaciones que permitan la toma de decisiones.

Formación para consultores ambientales y profesionales del medio ambiente

32003 Deseo recibir la newsletter de sostenibilidad

8 + 8 =

TECPA