Seleccionar página

La decantación es un proceso físico que podemos encontrar en el tratamiento primario o secundario. Entre los principales decantadores encontramos los decantadores de gravedad y los decantadores lamelares. En este articulo trataremos sobre los segundos

En los decantadores lamelares se crean canales preferenciales. Esto significa que existen zonas dentro del decantador que por su geometría, tanto el agua como los sólidos en suspensión, eligen caminos preferenciales dentro del decantador lamelar.

Este fenómeno genera que no todo el decantador lamelar trabaje de manera uniforme. En otras palabras: hay partes del decantador lamelar que funcionan mejor o peor que otras. Esas zonas o caminos preferenciales hacen que los sólidos en suspensión se acumulen, provocando la obturación de los canales. Esto con el tiempo produce que el decantador lamelar va quedando saturado de fango en diferentes lugares.

Esto genera que haya zonas dentro del mismo decantador lamelar que superan hasta 20 veces el peso del mismo módulo de lamelas. La estructura soporte del decantador lamelar se va sobrecargando hasta colapsar debido al sobrepeso del fango acumulado.

Las averías más frecuentes en un decantador lamelar en EDAR

En un decantador lamelar en EDAR la avería más frecuente que conlleva a una disminución del rendimiento del decantador es la colmatación de una parte. Esta avería suele ser debida a la adherencia de algas, lodos, o diversas impurezas en las paredes termoplasticas de las lamelas. Esto produce una reducción de la sección que termina en un atasco completo impidiendo el paso del agua por su interior.

Las causas más habituales son:

  • Diseño erróneo del decantador.
  • Dimensionamiento incorrecto del decantador lamelar.
  • Mala elección de los materiales, normalmente por no considerar el tipo de agua a tratar.
  • Altas concentraciones de sólidos en suspensión.
  • Dosificación incorrecta de reactivos químicos como floculantes, coagulantes…
  • Vertidos incontrolados (hidrocarburos, grasas…).
  • Mantenimiento insuficiente del decantador lamelar.
  • Canales preferenciales en los lamelares.

Uniones dentro de un decantador lamelar en EDAR

Los modulos lamelares deben tener un espesor siempre superior a 1 mm. Estos se ensamblan mediante ultrasonidos con el sistema de refuerzo por puntos. Este sistema dota a cada perfil lamelar de al menos 5 puntos de soldadura.

Con esta técnica se consigue una gran rigidez en los lamelares, se facilita la instalación en los decantadores y se asegura una gran durabilidad del mismo.

Es importante evitar el pegado de los modulos lamelares con pegamentos, ya sean colas especiales de PVC u otros pegamentos especiales. Habitualmente, este tipo de productos solo unen de manera pasajera, provocando que con el tiempo y el contacto con el agua se terminen despegando las lamas individuales de los lamelares.

Tampoco recomendamos la unión de los paquetes lamelares con grapas. Aunque no hay muchas empresas que empleen este sistema de unión, es posible encontrarlos. esto lo encontraremos sobre todo en el ámbito internacional, concretamente, en países como Francia. El uso de grapas tiene la ventaja de ser un sistema de unión muy rápido. El inconveniente es que los paquetes no quedan tan rígidos como los modelos soldados por puntos.

Pasos del mantenimiento del decantador lamelar

Vaciado del decantador lamelar en EDAR

1º.- Con el decantador lleno de agua, se empieza a manguear la superficie del decantador lamelar con agua a presión: se recomienda una presión no superior a los 6/8 bares. Se deben ir lavando los módulos de forma continuada, por lo que se recomienda el trabajo de más de 1 operario para la actuación.

Para manguear correctamente los lamelares, se recomienda que los operarios de mantenimiento anden por la superficie del decantador lamelar usando maderas. De esta manera, se evitan roturas de los módulos.

Normalmente, estas roturas en ningún caso afectan al rendimiento de la instalación, es simplemente para no desmejorar la imagen visual de la instalación.

A medida se va mangueando toda la superficie del lamelar, se debe bajar lentamente el nivel de agua en el decantador. Se prestará atención mientras ese descenso incide en la altura de los módulos. Incluso proceder al cierre de válvulas (por cortos espacios de tiempo) para poder asegurar la homogeneidad del lavado. Así lograremos una buena dilución de la materia orgánica adherida en las paredes de los tubos. También evitaremos que las paredes de las lamelas se resequen y puedan reducir la capacidad de deslizamiento de las partículas. Esto reduciría la efectividad del proceso.

Extracción de fangos

A medida se vaya vaciando el decantador lamelar se extraen los fangos por la parte inferior. Se manguea agua desde la superficie. Es muy importante tener el rascador o el sistema de extracción de lodos en marcha, ya que la cantidad de lodos recogida tiende a ser elevada. Una perfecta recogida del lodo asegura un mayor rendimiento del decantador lamelar.

Inspección del decantador lamelar

Una vez vaciado el decantador, se procede a la inspección interna de los equipos. Para acceder al interior del decantador se puede retirar uno de los paquetes lamelares para permitir la colocación de una escalera o un elemento apropiado para el descenso. Habitualmente hay que desarmar parte del sistema anti-flotante (SAF) para poder retirar el módulo.

mantenimiento decantador lamelar - limpieza

Puntos de revisión en el mantenimiento de decantador lamelar

Los puntos a revisar deben estar indicados en el plan de mantenimiento de la EDAR. No obstante, aquí señalamos algunos que nunca pueden faltar.

  • Revisión de la estructura soporte: determinar si hay corrosión o degradación en caso de que sea en hierro.
  • Revisión de las ménsulas soporte de la estructura, para asegurar que los perfiles de la estructura están sujetados correctamente a las paredes del decantador.
  • Revisar que los lamelares se apoyen correctamente sobre la estructura soporte.
  • Determinar si hay zonas del lamelar que todavía están obturadas de lodo. En ese caso, es importante insistir en la limpieza de esas zonas, pues son las más propensas a acumular lodo y afectan a la estructura soporte.
  • Revisión del rascador de fondo, estado del mismo, desgaste de ruedas o patines, estado del hormigón… definir si se necesitan recambios.
  • Limpieza de los canales vierte aguas, sobre todo si los canales son tubulares con agujeros.

 

Llenado del decantador lamelar en EDAR

En el proceso de llenado es de vital importancia llenar despacio el decantador y asegurar que los modulos lamelares llevan sistema anti-flotante (SAF).

El empuje hidráulico en el llenado es considerable. En ocasiones, los módulos lamelares se mueven de sitio y pueden llegar a caer fuera de la estructura soporte.

En general, los problemas de movimiento en los lamelares solo aparecen en tres casos:

   – Vaciado del decantador.

   – Llenado del decantador.

   – Vertido incontrolado con un gran empuje hidráulico.

A medida se vaya llenando el decantador lamelar, es muy importante tener el rascador o el sistema de extracción de lodos en marcha.

mantenimiento decantador lamelar

 

Aspectos a considerar en el mantenimiento de decantador lamelar

Refuerzo de la estructura del decantador lamelar

Antes de acceder al interior de los decantadores para su inspección recomendamos asegurar la estructura. Conocemos situaciones donde las vigas de soporte de las lamelas han cedido por el sobrepeso.

Cuando se dimensionan las estructuras de soporte solo se hacen contemplando el peso del decantador lamelar. Por lo tanto, no se considera el peso del lodo. 1m3 de lamela que en vacío pesa 50 kg, con una carga de un 100% de fango primario puede llegar a pesar 1.300 kg.

Por seguridad, se recomienda asegurar la estructura soporte antes de acceder al interior del decantador.

Los explotadores de la planta conocen su producción de lodos y con seguridad determinarán cuando proceder a la limpieza de los decantadores. No obstante, se aconseja efectuar este proceso de mantenimiento como mínimo 1-2 veces al año.

Exposición prolongada al sol

Cuando el decantador quede limpio, es totalmente necesario volver a llenarlo de agua. La exposición prolongada durante mucho tiempo al sol podría acarrear problemas en la cadena molecular de la materia prima de la lamela. Esto puede ocasionar deformaciones, incluso roturas, a medio plazo.

Aunque muchos fabricantes anuncian que esto no sucede, es recomendable respetar al máximo el punto anterior. También se debe comprobar que el espesor de las lámelas sea superior a 1 mm, y este protegidos contra rayos ultravioletas.

En caso de tener que acopiar los módulos a la intemperie, sin estar cubiertos por el agua durante un período largo de tiempo, se recomienda cubrirlos con una lona para evitar el contacto directo con el sol.

Mantener el sistema de extracción de fango en buen estado

Hay que considerar que la producción de lodo de un lamelar es aproximadamente 4 veces superior a la producción en un decantador sin módulos lamelares.

Por lo tanto, es importante dotar de un sistema adecuado de extracción del fango en la parte inferior del decantador. Así favoreceremos evitar que el decantador lamelar se colapse, o que los fangos acaben en los canales de recogida de agua limpia.

Fuentes consultadas: TecnoConverting, Degremont, y CEDEX

 

Más artículos de depuradoras de aguas residuales (EDAR)

Control de proceso en una depuradora de aguas residuales

Medidores de caudal en EDAR

Patologias en EDARs

Cursos de tratamientos de aguas

Si estás interesado en continuar aprendiendo sobre tratamientos de aguas, puedes consultar las fechas de inicio de los próximos cursos en el calendario. Si deseas más información envianos un email y te atenderemos lo antes posible

 

Cursos online de depuración de aguas residuales

091806- Deseo recibir la newsletter de forma gratuita

4 + 9 =