Seleccionar página

Venimos asistiendo en la actualidad a una serie de acontecimientos, cuya incidencia en el territorio está siendo cuanto menos, motivo de análisis.
Nuevas corrientes sociales, junto a innovaciones tecnológicas destacables, han desembocado en novedosas formas de concebir el espacio y de gestionar el entorno.

A lo largo de la historia, el territorio ha sido gestionado en base a una serie de modelos de muy diverso tratamiento, fruto de la coyuntura económica y social que imperase en su momento. El denominador común es, sin embargo, que en pocas ocasiones se ha tratado según la importancia de su potencial.

En el territorio se combinan una serie de variables que permiten reflejar la realidad de un entorno. Podríamos determinar que actúa a modo de escenario, donde se muestran cada uno de los rasgos que definen a un espacio, incluyendo factores sociales, ambientales, históricos o culturales de importancia notable.

Si miramos atrás, históricamente hablando, podemos constatar que la ordenación del territorio no es una disciplina novedosa o de reciente aplicación. Aunque alcanza su punto fulgurante durante la revolución industrial, prácticamente podemos apreciar vestigios de gestión del territorio en cualquier civilización que nos venga al recuerdo.

El aspecto de relevancia que debemos tener en cuenta, es que la ordenación del territorio en la actualidad, está progresivamente alcanzando su punto madurativo clave, para consolidarse como una herramienta indispensable en procesos de gestión territorial.

Como desarrollábamos anteriormente, dada su interrelación con otros factores, está posicionándose como un elemento vertebrador capaz de dar solución a una serie de problemas que la sociedad en su conjunto ha ido arrastrado a lo largo de la historia.

Bien es cierto, y los antecedentes históricos lo corroboran, que la ordenación territorial se ha basado originariamente, en la gestión del espacio urbano, estableciendo como objetivo fundamental el desarrollo de grandes urbes, con vistas a consolidar su crecimiento o simplemente promover estrategias de progreso.

Desde que esta disciplina surgió como respuesta a los grandes procesos de crecimiento urbano durante la revolución industrial, la realidad ha cambiado notablemente, no solo a través de una perspectiva física y en lo que se refiere a su concepción por parte de la sociedad en general, sino también, y muy particularmente, por los profesionales encargados del análisis y estudio del espacio.

Curso suelos sontaminados

La ordenación del territorio

A día de hoy, la población continúa distribuyéndose bajo un patrón que no ha diferido demasiado históricamente. Preferimos, probablemente debido a cuestiones accesorias, fijar nuestra residencia en grandes entornos urbanos, donde se aglutinan no solo un gran número de habitantes, sino también un gran abanico de sectores, sistemas y servicios que contribuyen a completar el sistema urbano de la mayoría de las ciudades.

Ante la realidad, la ordenación del territorio no puede pasar por alto la importancia que tiene una correcta planificación de las ciudades, más si cabe, si como consecuencia de ello están en juego factores tan importantes como la calidad de vida de la población o el desarrollo de la misma en términos económicos.

Por ello, al hablar de territorio no podemos dejar de lado la dimensión económica, porque es parte fundamental y, causa y objetivo por el que se realizarán gran parte de las actuaciones.

A pesar de que la ordenación del territorio pueda entenderse como una mera interpretación de mapas, que sin lugar a dudas representa una parte fundamental de esta disciplina, requiere de la combinación de una serie de actividades, de entre las que la economía alcanza uno de los puestos más significativos.

De hecho hemos de resaltar la relación tan estrecha que existe con esta disciplina, ya que la ordenación del territorio busca garantizar unos estándares de calidad de vida para la población, pero también un progreso económico que permita al conjunto territorial desarrollarse y competir.

Digamos que la incorporación de la economía al territorio puede resumirse a través del concepto de competitividad, pues el desarrollo de un entorno se asegura cuando se consolida su tejido económico y es capar de sacar partido a sus activos, posicionándose como un territorio ganador.

No debemos olvidar que la implementación de estrategias de competitividad territorial está basada directamente en la acción de la actividad política. La ordenación del territorio es una disciplina que se encuentra, en gran parte de sus aplicaciones directas sobre el espacio, supeditada a decisiones políticas.

ordenacion del territorioDada su capacidad para modificar el sistema económico de una región, es una herramienta muy importante para los organismos políticos de gestión. Aunque en la mayoría de los casos suele aplicarse de manera rigurosa y teniendo en cuenta las necesidades de la población y del entorno en general, se recomienda un punto de vista crítico ante este tipo de vinculaciones.

Con ello nos referimos a que hay secciones dentro de la ordenación del territorio en las que su interpretación y consecuente acción sobre el espacio, puede ser muy subjetiva.

No existe un patrón definido de actuación, lo que da lugar por consiguiente, a multitud de actuaciones que merecen ser analizadas, pero siempre teniendo en mente un objetivo fundamental: la gestión y ordenación del territorio debe buscar satisfacer las necesidades de la población sin comprometer el desarrollo equilibrado de regiones o municipios.
Aunque hayamos destacado la subjetividad en ciertos puntos de aplicación, como en su perspectiva competitiva/económica, la ordenación del territorio se encuentra basada en una normativa concreta, que en el caso de España es competencia delegada a las comunidades autónomas.

El desarrollo del territorio

En cuanto a normativa, debemos tener en cuenta que fruto también de la coyuntura social actual se encuentra inmerso en un proceso evolutivo de madurez. Actualmente, la ordenación del territorio ha alcanzado un nivel de integración muy importante, en cuanto al tratamiento del espacio.

A la hora de implementar medidas o estrategias de ordenación y organización territorial, es imprescindible entender el espacio. Tras numerosos modelos distintos puestos a prueba a lo largo de la historia hemos entendido que un territorio no puede gestionarse de manera individual, totalmente limitado, sino que necesita de la incorporación de ciertos factores que son los que realmente representan la realidad.

Esta forma de interpretar dicha disciplina tiene mucho que ver con los cambios originados en la sociedad. La influencia de la población es la causante. Debido a sus demandas de ordenación del territorio, ya no se conforma con la gestión entre barrios de clase alta y clase baja.

La introducción de movimientos sociales tales, como el desarrollo sostenible, la agricultura ecológica y en definitiva, distintos procesos que buscan la mejora de la calidad de vida de la población, han desembocado en una planificación territorial mucho más completa, que además posibilita la innovación o incluso reincorporación de ciertos sectores que pudieron ver estancado su desarrollo.

La incorporación de espacios verdes a la ciudad, así como la protección de entornos que gozan de valores ambientales de interés social, se han convertido en ejes fundamentales en la planificación.

A su vez, conceptos de reciente aparición como la multifuncionalidad, han dado lugar a nuevas formas de entender actividades tradicionales tales como la agricultura, haciéndola partícipe como un elemento de relevancia tanto en políticas de desarrollo económico y regional, como en respuesta a solicitudes emanadas del conjunto social.

En el escenario que hemos desarrollado, mostrando las distintas formas de entender la ordenación territorial, así como los elementos que interceden directamente y de forma más importante en esta disciplina, la evolución de las nuevas tecnologías ha desempeñado un papel fundamental.

La posibilidad de realizar análisis y estudios a través de medios tecnológicamente novedosos ha facilitado la tarea considerablemente a los profesionales de este campo. Además ha permitido la creación de nuevas formas de gestionar y entender la ordenación del territorio, sobre todo de cara a satisfacer las necesidades demandadas por la población.

En la actualidad, la sociedad reclama una gran cantidad de información relacionada con el territorio. Hablamos de GPS, de mapas de localización de hoteles, de sistemas de gestión catastrales, y así podríamos seguir enumerando muchos más.

Herramientas para la ordenación del territorio

Por ello, la ordenación del territorio ha modificado su función básica de interpretación de planos o mapas por la de sistemas interoperables de intercambio de información, en los que gracias a internet, se permite trabajar en procesos de análisis territorial con una gran variedad de información.

Los llamados software de información geográfica ocupan un lugar muy importante en cualquier estudio, pero aún merecen atención más destacable los portales online (IDE), que a través de interfaces sencillas para cualquier usuario, posibilitan el acceso a la información territorial a cualquier ciudadano.

ordenacion del territorio smartcityEstos procesos de innovación tecnológica enfocados al campo de la ordenación territorial, también han supuesto un enorme avance en cuanto a la gestión de la ciudad. Hablamos de las Smart Cities, como la conjunción existente entre la relación de políticas territoriales con nuevas tecnologías encargadas de su estudio, implementación y como no, difusión.
En definitiva, hemos de tener claro que la ordenación del territorio es una disciplina algo más compleja de lo que a priori pudiésemos intuir. Su correcta aplicación exige su estudio desde un punto de vista multidisciplinar, que aglutina una serie de conocimientos de distinto origen.
En cualquier caso, haciendo de nuevo referencia a su interrelación con gran número de factores, debemos destacar su importancia tanto presente como futura en procesos de gestión, y creación de espacios, pero en definitiva de ordenación territorial.
La situación actual a la que asistimos presenta un escenario idóneo para implementar medidas que consigan obtener un aprovechamiento real de nuestro entorno, frente a una situación de recesión económica. A su vez, nos ofrece una ocasión perfecta para la promoción e incluso innovación en diversos sectores.

Pero sobre todo no debemos olvidar, que de cara al mundo laboral, es una disciplina que siempre tendrá un campo de actuación, siempre tendrá aplicación, más si cabe, si tenemos como objetivo fundamental optimizar el territorio para satisfacer las demandas de la población así como mejorar la calidad de vida de la misma, sin perjudicar el desarrollo evolutivo de ciudades y regiones.

Formación recomendada

Consulta las fechas del próximo curso en el calendario. Si deseas más información rellena el formulario.

 

¿Por que descontaminar un suelo?

La importancia de descontaminar un suelo es un aspecto relativamente moderno, ya que debido a su escasa percepción ha pasado inadvertido hasta que se han descubierto las graves consecuencias que produce. La falta de legislación y de conciencia medio ambiental conducía...

Libros de ingeniería ambiental

Los libros de ingeniería ambiental son la base para mantener el conocimiento actualizado y realizar de forma más profesional nuestro trabajo de consultoría ambiental. Así lo reflejamos en nuestros cursos de ingeniería ambiental, y estos libros son parte de la...

¿Qué es un residuo y su gestión?

¿Qué son los residuos?Según la Ley de residuos, se considera residuo a todo el material considerado como desecho y que se necesita eliminar. La eliminación tiene como fin de evitar problemas sanitarios o medioambientales. No obstante, dada la escasez de materias...
TECPA