Seleccionar página

La industria mundial se ve obligada a hacer frente a la demanda de los consumidores de conocer de forma precisa el grado de concienciación medio ambiental de las empresas a la hora de fabricar sus productos, incluso de ofrecer sus servicios.

En este contexto, surgen nuevas herramientas de sostenibilidad como: el análisis del ciclo de vida, las declaraciones ambientales de producto, el ecodiseño, el cálculo de la huella de carbono, y el cálculo de la huella hídrica.

Estas herramientas, usadas por profesionales cualificados y formados en estas materias, ayudan a las empresas a aumentar su competitividad y ganarse la simpatía de los consumidores. Este aspecto diferencial no debe incrementar los costes, ya que estos profesionales están muy concienciados y contribuirán a aumentar la eficiencia energética y aportar soluciones que en ocasiones reducen los costes de fabricación y mejoran la calidad de los productos.

Entre todas las herramientas, consideramos que el cálculo de la huella de carbono es la más adecuada en este marco actual. De hecho es la más premiada por las administraciones y por las grandes empresas, que desean demostrar su concienciación medioambiental, y su compromiso con la sostenibilidad.

¿Qué es la huella de carbono?

La huella de carbono es un indicador que expresa la totalidad de gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera por efecto directo o indirecto de un evento o producto individuo u organización.

En otras palabras la huella de carbono es un índice que identifica la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero que son liberadas a la atmósfera cómo consecuencia del desarrollo de una actividad.

La huella de carbono es una herramienta muy útil que nos permite identificar todas las fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero y a partir de estos datos establecer unas medidas de reducción de contaminación efectivas. Por tanto, la huella de carbono nos facilita información  fiable y precisa para actuar en los focos de contaminación mejorando los sistemas de producción de la organización al mismo tiempo que mejoramos nuestros índices de gestión ambiental.

Alcances de la huella de carbono

Una vez definidas cuáles son las emisiones directas e indirectas de GEI y para facilitar la detección de todas ellas, se han definido 3 alcances:

Alcance 1: son las emisiones directas de GEI. Es decir, son las emisiones provenientes de la combustión en calderas, hornos, automóviles, etc., que son propiedad de o están controladas por la organización objeto del estudio. En este apartado se incluyen las emisiones fugitivas como son: las fugas del aire acondicionado y las fugas de metano de tuberías.

Alcance 2: son las emisiones indirectas de GEI asociadas a la generación de electricidad adquirida y consumida por la organización durante el año.

Alcance 3: a este grupo pertenecen las otras emisiones indirectas no incluidas en el grupo del Alcance 2. Algunos ejemplos de actividades de alcance 3 son: productos realizados por terceras empresas, la utilización de productos o servicios ofrecidos por organizaciones colaboradoras, la extracción y producción de materiales que adquiere la organización, los viajes de trabajo del personal con medios externos, el transporte de materias primas, y el transporte de combustibles.

Métodos de cálculo de la huella de carbono

Según los informes de la Comisión Europea, existen múltiples metodologías de cálculo de la huella de carbono. No obstante, a continuación vamos a mostrar las que según nuestro criterio son las más reconocidas a nivel internacional.

Greenhouse Gas Protocol Corporate Standard (GHG Protocol). Está desarrollado por el Instituto de Recursos Mundiales (World Resources Institute) y el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (World Business Council for Sustainable Development). Tal vez sea el protocolo más utilizados a escala internacional para cuantificar y gestionar las emisiones de gases de efecto invernadero.

UNE-ISO 14064-1. Basado en el GHG Protocol se desarrolla en 2006 la norma ISO 14064. Esta norma se estructura en 3 partes. La 14064-1 especifica los principios y requisitos para la cuantificación y el informe de emisiones y remociones de GEI. La ISO 14064-2 se dirige a proyectos sobre gases de efecto invernadero específicamente diseñados para reducir las emisiones de GEI o aumentar la remoción de GEI. La ISO 14064-3 está elaborada para guiar la, la validación y la verificación de los GEI declarados.

UNE-ISO 14065: 2012. Requisitos para los organismos que validan y verifican los GEI, para su uso en acreditación u otras formas de reconocimiento.

UNE-ISO 14069: 2013. Cuantificación e informe de GEI para organizaciones. Constituye la guía para la aplicación de la ISO 14064-1.

IPCC 2006 GHG Workbook. Un manual muy completo para calcular GEI provenientes de diferentes fuentes y sectores. Esta guía se creó con el fin de servir de orientación para cuantificar las emisiones de GEI de los inventarios nacionales. Es bastante útil a la hora de calcular la huella de carbono de las organizaciones. Contiene una detallada lista de factores de emisión. Cuando no tenemos factores de emisión específicos esta guía es recomendsable porque proporciona factores de emisión genéricos que pueden servir para calcular la huella de carbono de una organización.

Bilan Carbone (Francia). La Agencia Francesa del Medio Ambiente y Gestión de la Energía (Agence d l’Environnement et de la Maîtrise de l’Energie), elaboró e implementó esta herramienta metodológica dedicada a la medición de emisiones de GEI. Se basa en los contenidos de GHG Protocol y en la norma ISO 14064.

Indicadores GRI (Global Reporting Initiative). Es una iniciativa internacional donde participan entidades de diversos ámbitos, incluyendo empresas, gobiernos y diferentes organizaciones civiles. Su objetivo es establecer un marco de trabajo común a nivel mundial, con un lenguaje uniforme y parámetros comunes que sirvan para comunicar de una forma clara y transparente las cuestiones relacionadas con la sostenibilidad a través de las denominadas Memorias de Sostenibilidad. Las Memorias de Sostenibilidad contienen información de diversa índole entre la que se encuentran los Indicadores de desempeño: indicadores que permiten disponer de información comparable respecto al desempeño económico, ambiental y social de la organización.

Recomendación de la comisión de 9 de abril de 2013 sobre el uso de métodos comunes para medir y comunicar el comportamiento ambiental de los productos y las organizaciones a lo largo de su ciclo de vida (2013/179/UE).

ISAE 3410, es una norma internacional aprobada por el Consejo de Normas Internacionales de Auditoría y Aseguramiento (IAASB) en marzo de 2012 sobre Contratos de Aseguramiento de Informes de Gases de Efecto Invernadero.

Ventajas del cálculo de la huella de carbono

Aplicar herramientas de sostenibilidad siempre señala buenas prácticas empresariales. No obstante el cálculo de la huella de carbono aporta ventajas singulares que señalamos a continuación:

  • Identificación de aspectos para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Ahorros económicos derivados de la reducción de consumos energéticos.
  • Pertenecer a registros nacionales regionales o privados dónde aparecen empresas comprometidas con el medio ambiente.
  • Mejorar la imagen corporativa.
  • Reconocimiento por parte de la sociedad de una adecuada gestión ambiental.
  • Mejora de la oportunidad de negocio al atraer inversores y clientes concienciados con el cambio climático y el medio ambiente.

Inconvenientes de la huella de carbono

Más que inconvenientes como tal podemos señalar dificultades que están sobre la mesa con el ánimo de mejorarlo y continuar avanzando en la materia. En este sentido podemos señalar:

  • No hay un criterio único en la metodología de cálculo. Esto implica que existan diferencias de resultados entre varios sistemas de cálculo de la misma organización producto o servicio.
  • No hay un único estándar de etiqueta de huella de carbono, sino que hay diferentes sistemas y organizaciones divididos por países que se encargan de este cometido.
  • No tiene en cuenta a otros gases de efecto invernadero como el metano o el óxido de nitrógeno. Sin embargo, estos gases parece que tienen gran influencia sobre el cambio climático.

 

Si quieres seguir aprendiendo puedes inscribirte en nuestros cursos de ingeniería ambiental. Consulta la fecha de inicio en el calendario de cursos.

2- Deseo recibir la newsletter de forma gratuita

11 + 6 =

TECPA