El Parlamento Europeo ha aprobado en abril 2021 un presupuesto para la financiación de actividades contra el cambio climático. El acuerdo alcanzado con los Estados miembros en noviembre de 2020 para dedicar 5.400 millones de euros a proyectos de clima y medio ambiente.

El programa LIFE, se presenta como el más ambicioso de la historia de la Unión Europea  en este ámbito. Tiene por objetivo la mejora de la biodiversidad y medidas para una economía de bajas emisiones y resistente al clima.

El presupuesto se repartirá entre los países miembros entre los años 2021 y 2027. Ha sido aprobado en plena pandemia del coronavirus, a pesar de la fuerte crisis económica que golpea en todo el continente.

El presupuesto total, 3.500 millones serán para actividades medioambientales y otros 1.900 para financiación de actividades de cambio climático. Desde el Parlamento Europeo se afirma que el proyecto contribuirá al progreso hacia una economía más limpia y circular. Se busca ser eficiente en el uso de energía, bajas emisiones y resistente al clima, para proteger la calidad del medio ambiente y detener la pérdida de biodiversidad.

Los ingresos procedentes de las subastas de los derechos de emisión (RCDE UE) son una fuente cada vez más importante de financiación de la lucha contra el cambio climático.

Los ingresos totales recibidos por los Estados miembros desde el inicio (año 2012) y mediados de 2020 superaron los 57 mil millones de euros. Cabe destacar, que la mitad se generó tan solo en 2018 y 2019. En 2019, los ingresos totales procedentes de las subastas superaron los 14100 millones de euros.  De este importe total, el 77 % se utilizará para fines climáticos y energéticos.

La financiación para cambio climático procede de diversas fuentes. Estas son: públicas y privadas, bilaterales, multilaterales y alternativas. Se pretende una aplicación transparente por parte de los países en desarrollo.

Curso de gestion ambiental online especialista

 

El último informe de financiación de cambio climático

La Comisión Europea en su informe anual de situación sobre la acción por el clima de la Unión Europea, trata de los avances de la UE en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en 2019. Las emisiones de gases de efecto invernadero en la EU-27 disminuyeron un 3,7 % interanual, mientras que el PIB creció un 1,5 %. Las emisiones se han reducido ahora en un 24 % en comparación con los niveles de 1990.

Todo apunta que el gasto de la Unión Europea en acción por el clima aumentará en los próximos años. La propuesta propone la financiación relativa al cambio climático mediante la inversión en las tecnologías verdes, el despliegue de nuevas soluciones y la cooperación internacional. Desde la Unión Europea se explica que esta financiación se realiza en un contexto de la recuperación europea de la crisis provocada por la COVID-19.

El vicepresidente del Pacto Verde Europeo, Frans Timmermans, afirmó: «La Unión Europea está demostrando que es posible reducir las emisiones y hacer que crezca la economía. No obstante, el último informe publicado confirma una vez más que debemos intensificar nuestros esfuerzos en todos los sectores de la economía. Se trata de alcanzar nuestro objetivo común de neutralidad climática de aquí a 2050. La transición es viable si mantenemos nuestro compromiso y aprovechamos las oportunidades de la recuperación para relanzar nuestra economía. Proponemos una manera más verde y más resiliente de crear un futuro sostenible para todos.»

El comercio de derechos de emisión en Europa

Las emisiones cubiertas por el régimen de comercio de derechos de emisión (RCDE UE) registraron la mayor reducción en 2019. Hubo un descenso del 9,1 %, es decir, alrededor de 152 millones de toneladas equivalentes de dióxido de carbono (Mt equivalentes de CO2), en comparación con 2018.

Esta caída tuvo su origen principalmente en el sector eléctrico. Este redujo sus emisiones casi un 15 %, principalmente gracias a la sustitución del uso del carbón para calefacción por electricidad procedente de fuentes renovables y gas.

Las emisiones de la industria disminuyeron cerca de un 2 %. Las emisiones verificadas de la aviación, que actualmente solo afectan a los vuelos dentro del Espacio Económico Europeo, siguieron creciendo moderadamente. Concretamente, aumentando un 1 %, lo que implica alrededor de 0,7 millones de toneladas equivalentes de CO2 en comparación con el año anterior.

Las emisiones no contempladas en el RCDE UE, tales como las procedentes de la industria no sujeta a ese régimen, el transporte, los edificios, la agricultura y los residuos, no sufrieron cambios significativos con respecto a los últimos años.

Fuente: Comisión Europea

Otra información relacionada

¿Quieres ser ingeniero ambiental?

La huella de carbono personal

CURSOS RECOMENDADOS PARA AVANZAR EN CONSULTORIA AMBIENTAL

curso de huellas ambientales
Calendario de cursos de ingeniería ambiental
TECPA