Seleccionar página

España ha sido definida como punto crítico de cambio climático según el último informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente. El informe titulado “Climate change, impacts and vulnerability in Europe 2016” ha sido presentado este miércoles, 25 de enero de 2017.
El informe analiza los datos actuales y de las últimas décadas en Europa, y prevé las tendencias para los próximos años.

Dicho informe afirma que los países del sur de Europa cómo España, Grecia y Chipre, son puntos críticos del cambio climático. Llegan a esta conclusión, porque se prevé un mayor número de impactos negativos. Estos impactos están motivados por los récords de temperaturas máximas y niveles de precipitación mínimos.

Las consecuencias que prevé dicho informe son un incremento en el riesgo de sequías intensas, una disminución en el rendimiento de los cultivos, una disminución en la biodiversidad de fauna y flora, y un aumento en el riesgo de incendios forestales. 

También se prevé que sucedan olas de calor de mayor intensidad, lo que conlleva un aumento de riesgo para la salud y el bienestar de las personas.

El informe cita aspectos definidos que afectan a la salud humana, como la propagación de insectos como el mosquito tigre asiático y las garrapatas.

Un aviso importante para los dirigentes políticos lo argumentan explicando que los daños causados por el cambio climático ascienden a 1.000 millones de euros al año en España. Esta cifra asciende hasta 400.000 millones de euros en toda Europa, contabilizando los datos desde 1980.

Impactos negativos del cambio climático en la biodiversidad en España

El informe muestra los resultados de las investigaciones en diferentes especies de fauna y flora. Resulta destacado los cambios observados en los ciclos vitales y las migraciones.

Cita casos concretos para España como la aparición del haya (Fagus sylvatica) en altitudes superiores (70 metros por encima de las cotas anteriormente consideradas máximas). Otro fenómeno observado es la aparición adelantada de la abeja melífera (Apis mellifera) como consecuencia de unas primaveras cada vez más cálidas. También destaca que el cambio climático está motivando cambios en los ecosistemas y se observa que el cambio de condiciones favorece la presencia de especies invasoras. Estas especies aloctonas avanzan a costa de disminuir el espacio de las especies autóctonas con la consiguiente pérdida de biodiversidad ambiental.

Hans Bruyninckx, actual Director Ejecutivo de la Agencia Europea de Medio Ambiente, ha citado: “El cambio climático seguirá produciéndose durante los próximos decenios. La magnitud del cambio climático futuro y sus efectos dependerán de la eficacia de la aplicación de los acuerdos mundiales para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y, asimismo, de que garanticemos la aplicación de unas estrategias y políticas de adaptación adecuadas para reducir los riesgos aparejados a las condiciones climáticas extremas actuales y previstas”.