Uno de los factores determinantes en la eficiencia energética de una vivienda es la evaluación del nivel de incidencia solar. Tanto si buscamos una mayor cantidad de luz solar como si pretendemos evitarla debemos seleccionar con cuidado la ubicación óptima.

En este sentido es conveniente estudiar los siguientes parámetros posición relativa del Sol respecto a las fachadas principales del edificio

  • Orientación solar e inclinación
  • Obstáculos existentes en la incidencia de la luz solar
  • Posibilidad de obstáculos intermitentes que proyecten sombras

El entorno cercano también influye y en este aspecto debemos evaluar

  • Agrupamiento de edificios
  • Orientación de los edificios cercanos 
  • Trazado de las calles
  • Distribución de los servicios
  • Tipo de acristalamiento y diseño de la fachada
  • Naturaleza de los espacios internos

La eficiencia térmica del edificio también está condicionada por la forma de su planta y por la orientación a la dirección predominante del viento. Por eso debemos considerar la mayor altura del edificio no debe estar enfrentada a la dirección principal del viento. En otras palabras el eje longitudinal debe ser paralelo a la corriente del viento.

La colocación del edificio debe evitar que se genere un efecto túnel debido a dos edificios adyacentes.

Las fachadas verticales muy perpendiculares de los edificios de gran altura puede provocar importantes corrientes de aire descendente que pueden ocasionar peligros y deben evitarse.

Los edificios altos deben tener una fachada escalonada y retranqueada respecto al viento para reducir las corrientes de aire descendentes.

Los edificios pueden agruparse en conjuntos irregulares. Se recomienda que en cada grupo los edificios más altos deben ser similares y presentar un espacio mínimo entre ellos inferior a la relación 2:1 respecto a la altura.

Las células fotovoltaicas son dispositivos que convierten la luz en electricidad. La mayoría de las células fotovoltaicas se componen de dos finas capas de material semiconductor cada una de ella con diferentes características eléctricas.

La energía solar tiene una gran potencial en España debido a una privilegiada situación y climatología en comparación con otros países de Europa. Sobre cada metro cuadrado de su suelo inciden al año unos 1.500 kilovatios-hora de energía. Este valor es similar a la de otras regiones de América Central y del Sur.

La alimentación de las calderas de biomasa se realizan mediante un contenedor dónde es almacenado el biocombustible. Desde este contenedor sale un tornillo sin fin que conduce la biomasa al interior de la caldera donde sucederá la combustión.

CURSOS RECOMENDADOS

Consulta las fechas del próximo curso en el calendario. Si deseas más información rellena el formulario.

521806 - Deseo recibir la newsletter de forma gratuita

14 + 3 =

TECPA
Últimas entradas de TECPA (ver todo)