Las innovaciones tecnológicas brindan a las ciudades una oportunidad sin precedentes para transformar y descarbonizar su suministro de energía sobre la base de un caso económico positivo.

La oportunidad no ha pasado desapercibida. Las ciudades se están dando cuenta de que las energías renovables ofrecen un medio viable no solo para abordar el cambio climático y reducir la contaminación del aire, sino también para ayudar a resolver una serie de otros desafíos sociales, económicos y ambientales. Más de 1000 ciudades firmaron la Declaración del Salón de París el año pasado para apoyar la reducción de emisiones urbanas a través de la adopción de energías renovables. Agregue esto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y al Acuerdo de París sobre el cambio climático, y el mundo ahora tiene un marco poderoso para la acción global sobre la adopción de energías renovables en las ciudades.

Pero la acción necesaria solo ocurrirá con las políticas habilitadoras adecuadas en su lugar.

3 Líneas de actuación en ciudades ante el cambio climático

Si las ciudades quieren aprovechar las oportunidades que ofrece la energía renovable, deben centrar sus esfuerzos en estos ámbitos

✅ Energía renovable para calefacción y refrigeración

La mayor parte del uso de energía de una ciudad tiene lugar en sus edificios comerciales y residenciales, a través de la calefacción y la refrigeración. Estas necesidades pueden satisfacerse mediante fuentes renovables de forma centralizada (es decir, entregando energías renovables procedentes de otros lugares a los edificios a través de redes de distribución de energía) o de forma descentralizada (es decir, a través de colectores solares térmicos y paneles solares fotovoltaicos ubicados en el lugar donde se necesita energía).

Por ejemplo, ciudades en climas de agua fría como Estocolmo y Copenhague han estado confiando en redes de enfriamiento de distrito que usan agua de mar durante algún tiempo. Esta tecnología está ganando terreno en ciudades de climas cálidos como Port Louis, Mauricio, donde se está desarrollando la primera red de refrigeración de distrito basada en agua de mar en África. Pasando del mar al sol, Tokio planea instalar 1 GW de sistemas de azotea para 2024, aumentando así la proporción de energías renovables al 20% de la generación total de energía.

Los formuladores de políticas de la ciudad pueden promover la producción de energía renovable en los edificios a través de una variedad de políticas y regulaciones, como códigos de construcción, permisos, regulaciones de zonificación y calificaciones de desempeño de los edificios. Barcelona, ​​por ejemplo, fue la primera ciudad de Europa en introducir una ordenanza solar térmica. Como resultado, el 60% del agua caliente de la ciudad ahora es proporcionada por energía solar.

✅ Energía renovable para el transporte

El transporte representa más del 30% del uso mundial de energía en las ciudades y se prevé que crezca un 50% para 2030. Satisfacer esta necesidad con combustibles fósiles daría lugar a una mayor contaminación atmosférica y acústica y un aumento de las emisiones. Afortunadamente, las opciones de energía renovable disponibles en la actualidad pueden impulsar el transporte urbano, incluidos los trenes eléctricos, los sistemas de metro y tren ligero, los vehículos eléctricos, los biocombustibles y el hidrógeno.

Oslo, por ejemplo, tiene actualmente la mayor densidad de vehículos eléctricos del mundo. En toda Noruega, casi uno de cada cuatro automóviles vendidos es eléctrico, y la energía hidroeléctrica suministra el 100% de la electricidad. En otros lugares, Beijing espera lograr un 80% de autobuses eléctricos para 2019 y Nueva Delhi ahora está incorporando paneles solares dentro de su sistema de metro.

Una vez más, las medidas políticas son clave para apoyar el transporte renovable. Las estaciones de carga son una parte esencial para fomentar la compra de vehículos eléctricos. Las ciudades pueden promover el desarrollo y la ubicación de estaciones de carga a través de herramientas de planificación urbana y regulaciones de zonificación. Oslo logró el éxito de su vehículo eléctrico mediante la instalación de 400 estaciones de carga públicas en la vía pública, en combinación con exenciones de impuestos para vehículos eléctricos.

✅ Diseño integrado de ciudad inteligente

Hoy en día, las energías renovables variables (por ejemplo, eólica y solar) representan el 5% de la generación de energía mundial y esa cifra está creciendo rápidamente. Para 2030 alcanzará el 20%, y muchos países, especialmente en Europa, verán cuotas de energías renovables variables superiores al 30%. A medida que aumenta esta participación, también lo hace la necesidad de sincronizar la oferta y la demanda. Para que esto suceda, las redes deben volverse más inteligentes y flexibles. Las ciudades también necesitarán planes comunitarios de energía para capitalizar las sinergias entre la energía renovable y la eficiencia energética.

Los gobiernos locales deben jugar un papel clave para permitir esto. En San Francisco, por ejemplo, la ciudad está poniendo a prueba un programa que alerta a los propietarios de automóviles eléctricos cuando la demanda de electricidad es alta, para que puedan evitar cargar durante ese tiempo. En una provincia de Corea del Sur, se está probando un sistema de red inteligente que incluye medidores inteligentes, equipos inteligentes de transmisión y distribución de energía, un sistema de precios de la electricidad en tiempo real (que cobra más cuando la demanda es alta) y estaciones de carga de vehículos eléctricos integrados.

El éxito de los esfuerzos internacionales para frenar el cambio climático estará determinado, en gran parte, por la transición a las energías renovables en las ciudades.

La colaboración internacional, como la que veremos esta semana durante Hábitat III, será fundamental para garantizar que las ciudades de todo el mundo aprovechen sus respectivas experiencias para lograr con éxito el desarrollo sostenible. Con la rápida urbanización que está ocurriendo en el mundo en desarrollo, ahora es el momento de crecer con energías renovables, dar un salto a la tecnología convencional y crear ciudades del futuro que la gente se enorgullezca de llamar hogar.

La energía renovable, combinada con la eficiencia energética, está lista para impulsar el crecimiento futuro de las ciudades. Las recompensas por una estrategia energética sostenible eficaz en las ciudades son inmensas, asequibles y alcanzables.

curso cambio climatico

 

La iniciativa europea sobre ciudades y cambio climático

La Comisión Europea ha lanzado la nueva iniciativa «Urban Investment Support» (URBIS) para ayudar a las ciudades para planificar e implementar sus estrategias de inversión. URBIS es un servicio de asesoramiento de ciudades dedicado, donde las ciudades se benefician de un punto de entrada de fácil acceso y toda la capacidad de asesoramiento técnico y financiero del Banco Europeo de Inversiones.

Los expertos de la UE asesoran sobre cómo beneficiarse de los fondos de la UE. Después de un año, URBIS ya ha brindado soporte y asesoramiento personalizado a varias ciudades, regiones y países miembros.

 

Otros articulos para consultores ambientales

Fases de elaboración un proyecto de ingeniería ambiental

Las plantas y la contaminación atmosférica

CURSOS RECOMENDADOS

Consulta las fechas de próximos cursos en el calendario. Si deseas más información, escribenos, te contestaremos lo antes posible.

Curso de gestion ambiental online especialista
TECPA
Últimas entradas de TECPA (ver todo)